Cuba enfrenta dos grandes problemas sociales: la mayor longevidad de nuestro continente y una de las menores tasas de natalidad. La mujer cubana ante la crisis existente ha optado por no tener hijos.