Los cubanos de a pie en la isla están pidiendo los mismos privilegios que tienen los extranjeros que visitan la isla, entre ellos Internet y televisión por cable.