Para la mayoría del pueblo cubano los hoteles no son una opción para ir de vacaciones. Los bajos salarios se lo impiden y tienen que optar por alternativas más sencillas y, en muchos casos, quedarse sin vacaciones.