La epidemia de conjuntivitis que azota Cuba desde hace varias semanas llegó también al béisbol. Cuatro jugadores de los Cocodrilos de Matanzas no pudieron jugar debido al contagio. Mientras, la población cubana enfrenta la misma crisis sanitaria sin medicamentos y en medio de mucha insalubridad.